Páginas vistas en total

viernes, 1 de agosto de 2014

Gomitas Acidas

Ayer, después de 17 días, Juanda volvió de sus vacaciones de invierno, se fue con mis padres, a Santiago, donde mi hermano, mi cuñada y sobrinos.
En estos 17 días, poco hablamos, pues el estaba muy ocupado jugando, "leyendo", o cualquier otra cosa. y ¿saben una cosa? volvió distinto, no se si más grande e independiente, pero si distinto.
Juanda no es muy buen conversador, de hecho es bastante difícil obtener información de él, a modo de ejemplo: ¿que hiciste en colegio hoy? JD: no me acuerdo mamá. Hasta tal punto es que, un día lo golpearon en le cole y me enteré por la comunicación de la profesora (no piensen que lo golpearon lo golpearon, fue un problema de niños, en que el otro pequeño se enojó y le tiro un lego, el cual golpeo a JD en la nariz y la profesora quedó preocupada por si se hinchaba o algo así), y mi niño no contó nada, a tirabuzon conseguí armar la historia y saber quien había sido...El caso es que, cuando lo fui a buscar al aeropuerto, me hizo una pregunta: ¿de verdad estas feliz de verme?, casi se me para el corazón, no solo por el significado de la pregunta, si no que, viniendo de él, no es un avance, es un salto en su nivel de comunicación, buscaba información, confirmación, iniciada por él.
Cuando llegamos a la casa, ni la chaqueta se sacó, se fue directo a su pista de autos:


Ahí pueden ver, la hilera de autos..., y mi living, con una pista en su centro.
Como me fui directo del trabajo al aeropuerto, no había almuerzo, y le dije a Juanda que saliéramos a almorzar, lo último que quería era salir de casa, quería jugar con sus autos..., me dijo que no tenía hambre, que estaba bien, y no recuerdo que más, finalmente lo convencí de que fuéramos al supermercado a comprar algo para comer y lo sirviéramos en la casa, de mala gana me dijo que sí, ahí vino la segunda sorpresa del día, de repente sus ojitos brillan y me dice: "quiero gomitas ácidas" (omitan la "r", aun no la pronuncia), mi niño no pide cosas especificas, no pedía, era simplemente: tengo hambre, necesito comer, tengo fio, o cosas así, para pedir algo especifico él elegía entre cosas que uno le nombraba: fruta o cereal, leche o jugo, etc, y nos fuimos al supermercado, en el auto, le dije, que teníamos que comprar un regalo para una amiga que esta de cumpleaños el viernes (compañera de Juanda)... compramos comida, ya me había olvidado de las gomitas y JD me las recuerda, y ahí comenzó el tour de las gomitas..., pasillo de caramelos, ¿serán estas?, no mamá, esas son dulces..., hasta que finalmente, encontramos las que el quería, algo especifico y puntual, de ahí pasamos a la juguetería, y se le ocurrió un pony para su amiga, le explique que estaban algo caros y, me encontré con una amiga me puse a conversar y me dijo que hoy había oferta de juguetes en una tienda X, así es que no compre el juguete, cuando íbamos llegando a la casa Juanda me dice: "mamá, no compamos el regalo para mi amiga" (y le explique que lo íbamos a comprar hoy día).
Mi niño apenas comió, estaba muy revolucionado de nuevo en casa, con sus juguetes y cosas, aprendió a jugar domino y llegó la hora de la leche y de acostarse: le pregunto si le preparo mamadera, y me dice: "mamaaaá, ya no soy un bebé", y le preparo un tazón de leche, que toma con una bombillita (no pregunten cuanto había tratado de quitarle la mamadera...) y para acostarlo, bueno, eso fue otra historia, como estaba muy revolucionado, le costo mucho, no quería irse a dormir, y tuvimos un pequeño desencuentro, en el cual me dice: "me quiero ir donde mi abuelita", y le digo: no te preocupes: mañana te voy a ir de dejar (lo cual era verdad pues como tengo que trabajar y él aun esta de vacaciones, se  iba a quedar allá), y salgo de la pieza, y comienza a llamarme, "mamá, mamá" "no quiero que estés enojada conmigo", ok, le digo, ¿quieres que me acueste contigo? si, me acuesto con él, y me dice: "así no mamá, quiero que durmamos abrazados" :-) (dormí pésimo, me duele hasta el pelo, pero feliz).
Quizás, para la mayoría de la gente, esta historia es algo normal en su vida, cuando vives con un niño que tiene problemas para comunicarse (sea por TEA, un TEL, o cualquier otro síndrome), con "conversaciones" muy distintas a estas, como digo, siento que cambio mi niño, está creciendo, quizás es solo que como no lo vi en 17 días note el cambio, no lo sé, pero siento que avanzamos.