Páginas vistas en total

martes, 25 de octubre de 2011

Papá ¿nunca tiene la razón?

Antes de llegar al punto, voy a contextualizar un poco, mi padre es una persona muy especial, por un lado es extremadamente exagerado y por otra muy minimalista, me explico, recuerdo cuando era muy pequeña, incluso antes que naciera mi hermano (osea aun no debo haber cumplido 4 años), cada vez que discutía con mi mamá hablaba conmigo y me decía cosas como: "tu mamá no me quiere", "me voy a ir de la casa" y siempre se estaba muriendo, preguntas como: "papá ¿que es ese punto rojo en la cara", recibían respuestas del tipo : "es cáncer a la piel y me voy a morir", perdí la cuenta de las veces y tipos de cáncer que mi papá, según él ha tenido en su vida, lo cual termino una vez qe mi mamá casi lo golpea por que dijo lo mismo delante de mi hermano chico (que se iba a morir) y mucho rato después, ya de vuelta del jardín, mientras comía mi hermanito le dice: mami ¿y si nos vamos a vivir con el abuelo?, mi mamá quiere saber por que, y el niño le responde, "es que como mi papá se va a morir"... Esa es una gran diferencia entre ese hermano (nosotros somos 5, los dos mayores de mi papá y de papá y mamá 3), yo capte rápidamente que a mi papa había qe creerle con beneficio de inventario, él, es mas literal. Mi papá siempre había conocido a alguien que había muerto por que se había apretado un dedo, o cosas así, quizás por eso no lo escuche cuando me dijo que lo que JD hacía con las manos no era normal (ese tipo de aleteo, que hacia cuando era muy pequeño, pero que después se le quito, ahora se que eso se llama esterotipias motoras repetitivas). Antes de seguir, no quiero que se lleven una imagen errada de mi papá, que no nos llevemos bien y rara vez estemos de acuerdo en algo, no quieta, que es una excelente persona y muy preocupada de su familia, solo que es un niño pequeño en el cuerpo de un adulto.
Por otro lado, mi papá tiene una relación especial con los niños, para él, los niños deben explorar, no hay qe colocarles demasiados limites, pues pueden trasformarlos en "perdedores" (sic), hay que permitirles ganar para que vallan creando y fortaleciendo su autoestima, una frase típica de mi padre es "hay que dejar ser al niño" y siempre minimiza los comportamientos de los niños, primero sus hijos y obvio el de sus nietos, todo lo que hagan sus niños siempre esta bien, para poner un ejemplo, cuando comente que quería llevar a JD para ver la posibilidad de hipoterapia, puso el grito en el cielo, que estaba exagerando, que el niño estaba bien, y muchas otras cosas más, creo que lo que mas le incomodo fue qe señale que la terapia la hacia una psicóloga y para mi papá los psicólogos y los psiquiatras son para atender locos ¿?, (en realidad no he hecho la evaluación por que, por un lado aun no cuento con el informe de la fonoaudiologa, por otro, le encontré razon, no a mi papá, sino que a la directora del Centro de Rehabilitación de Autismo, JD tiene dos años y no hay qe sobre intervenir ni sobre exigir, y por que mis finanzas no están muy bien, pero lo tengo pendiente).
Ahora sí, entrando en el tema, hoy tengo la duda, quizás estoy más sensible al tema y estoy más dispuesta a escuchar:
Juanda hoy tubo un berrinche de aquellos, creo que mi papá no lo había visto así, la primera parte fue en el Jardín, pues no quería venirse, quería seguir tomando agua de la llave, lo deje unos momentos, le dije que podía un ratito más, pero que teníamos que ir al fonoaudiologo, le dí su tiempo, pero nada, lo ayude a cerrar la llave, hasta ahí bien, pero cuando trate de sacarle la toalla, comenzó el caos, se tiro al piso y show, como ya lo conozco, y se que si trato de tomarlo inmediatamente voy a salir lesionada, lo deje unos momentos (el fin de semana me rompió la boca de un cabezazo), de ahí lo tome, y lo lleve al auto, segunda patita, sentarlo en la silla (en ese punto yo no tranzo, tiene que ir en la silla de seguridad), se fue gritando hasta el Centro de Apoyo Integral, nos bajamos ahí se calmo un poco, pero en el Centro, nuevamente, no tan grave como en el jardín pero lo suficiente como para hacerse escuchar (hoy no tubo terapia pues Verónica tubo una emergencia personal, lo que creo qe fue lo mejor), quien consiguió calmarlo un poco, fue Pamela, su fonoaudiologa anterior y llegó mas o menos bien al auto, así es qe fuimos al negocio de mis papas, donde su querido tata, llegamos bien, pero al bajarlo del auto..., quería irse corriendo, y cuando lo tome de la mano, mmm, ardió Troya, se tiro al piso (peso muerto) yo lo tenía de la mano, gritaba, pateaba... mi papá lo fue a buscar y lo tomo en brazos (al menos dejo de mi papá lo cargara) y lo llevo al negocio, bueno, el berrinche continuo unos 5 o 10 minutos más, hasta que por fin mi mamá consiguió calmarlo. ya cuando estábamos más calmados mi papá me dice "ESTO NO ES NORMAL" me pregunto si le había dicho al medico lo de este tipo de berrinches y la verdad es que no lo he dicho por dos razones:
- Por que pensaba que estas pataletas estaban dentro de "los terribles dos años", y 
- Por que, si no lo estaban, me dio susto que insistiera en medicarlo.
Mi papá siempre exagera, pero esta vez mi mamá no lo paro, no lo aterrizo, quizás esta vez este en lo cierto, aclaro que los berrinches de JD, no son la regla general, aun que reconozco que hay ido aumentando en intensidad.
No se si es errado lo que le dije a mi papá, que el berrinche de JD es una manifestación de su frustración, que desea algo y no sabe expresarlo, eso lo enoja y explota (mi mamá me encontró razón).
Pero la historia no terminó ahí, cuando nos vinimos, volvió a explotar mi bagualito, esta vez lo alcance a tomar en brazos y me lo llevé, pero con tan mala suerte, que me torcí un tobillo y me saque la ... (me caí), como no podía soltar a JD, caí peso muerto sobre mi rodilla derecha (pueden reírse si quieren, imaginen la escena, yo, con cartera, mochila de Mickey y JD gritando y pataleando, me tuerzo el tobillo izquierdo, y para hacer algo de contrapeso y no caer tan mal, consigo caer en mi rodilla derecha...), JD no se dio ni por aludido que nos hubiésemos caído, ni se asusto, apenas se sintió libre de mía brazos partió..., menos mal que un caballero me ayudo a ponerme de pie, sino creo qe aun sigo ahí, después alcanzar a JD, nuevo show de la silla y por fin llegamos a casa, ya duerme mi niño, yo creo qe se canso de tanto llorar y a mi me late la rodilla...

5 comentarios:

  1. uf, lo de las pataletas, es terrible, conosco unas cuantas en distintos grados de mis hijos.....

    Me ha encantado tu blog, y eres una super mama que esta intentando todo por ayudar a su hijo, y eso nunca te lo cuestiones!!

    Ahora ya te sigo, quizas no te comente muy seguido, el tiempo no me sobra este ultimo tiempo, pero si me doy el tiempo de leer cada blog que sigo, asi que te sigo leyendo.

    Un abrazo y bienvenida al mundo blogger.

    Pame (100% Mamá)

    PD: me puedes mandar tu mail, es que tengo una base de datos de todas las mamas blogueras chilenas, ya nos juntamos una vez y estamos organizando proximas juntas, aunque se que eres de muy lejos, es bueno que estemos todas comunicadas, ojala puedas mandarme un mail a contacto@cienporcientomama.com
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Lo de las pataletas es difícil. Uno de mis hijos fue como el tuyo y no tiene TGD, pero sí una patología digestiva que lo hacía tener mucho malestar todo o casi todo el día.

    Lo de los terribles 2 años es cierto, pero creo que en tu hijo está exacervado. Tal vez tiene que ver con que es más rígido que otros niños y por eso le cuesta acatar normas...

    Bueno, lo que quería decirte es que difícilmente un Neurólogo infantil criterioso le va a indicar medicamentos a un niño de 2 años por pataletas. En general, los medicamentos se usan a partir de los 5 años y para ayudar a los niños con síntomas como insomnio intenso, dificultad para mantenerse sentado unos minutos y aprender, estereotipias exageradas que limiten la vida del niño, autolesiónes, etc.

    Y por último, si algún día lo llegan a medicar, ten por seguro que será por su bien. La confianza médico-paciente es lo que hace que una madre viva el proceso que estás viviendo más tranquilamente. Eso creo yo... porque si le tienes que ocultar cosas al doctor es porque no confías tanto en él?

    Sé que me meto en asuntos que ni siquiera has mencionado, pero soy madre de un niño sordo y no confiaba en su doctor, aunque era el "mejor" que hay en Chile. El día que me cambié y el doctor me dio confianza, mi vida cambió mucho. Ahora tengo un "compañero" que sabe más que yo y me ayuda a tomar buenas decisiones en relación a mi hijo.

    Bueno, parece que me alergué mucho.

    Mucha, mucha suerte!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Natalia, justamente por que no me convence mi neurólogo es que decidí pedir una segunda opinión, y una tercera de ser necesario, hasta que encuentre un medico que nos acomode, a modo de ejemplo, el pediatra de JD, es un doctor mayor, de los que comienzan con "el agua de las carmelitas", antes de pensar en medicamentos y por lo mismo, si el dice antibioticos (qe solo a pasado una vez), ni lo pienso; en cambio mi neurólogo (qe se supone qe es uno de los mejores de la región), quiere darle medicamentos por que tiene un "temperamento rígido" (o algo así, las precisiones conceptuales en tu área se me escapan a veces)y ni si quiera me explico muy bien por que quiere darle un antipsicotico a un niño de 2 años).
    Después que escribí el blog, encontré un video en youtube "Posibles causas del Autismo y tratamiento" y por fin pude traducir que le recetaron a mi Juanda: Spiron, cuando busque, bueno, según Andromeco, que es quien lo trae, no esta probado en menores de 15 (quince) años...
    Muchas gracias.
    Y no te preocupes si te alargas demasiado.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pame, te envíe mi e-mail por interno.
    saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, algo de lo que no nos libramos las mamás, son las pataletas y berrinchitos... Que te mejores pronto Sandra, y mis respetos para tu padre... Obviamente es una gran persona, porque tú lo eres, saludos!

    ResponderEliminar