Páginas vistas en total

domingo, 4 de septiembre de 2011

Juan Daniel

Juanda o JD, llegó al mundo el 18 de mayo de 2.009, a las 20.35 horas, por medio de una cesárea, peso 3,450 kilos, y midió 50 cms; como fue una cesárea programada, me interne a las 16.00 horas, en la mañana fui a la peluquería para estar bonita al recibir a mi hombrecito; una de las cosas que mas recuerdo es no querer "desembarazarme", o sea, mi embarazo fue simplemente maravilloso, salvo el detalle que el papá de mi bebe no estuvo ni esta con nosotros. No recuerdo haberme sentido tan bien, se me quito el dolor de espalda (hombros) que hacia mucho tenía, desaparecieron mis ataques de colon, pero más allá del bienestar físico, la sensación de tener una vida nueva dentro mío es...no lo se, aun ahora me cuesta explicarlo. Ademas sabía que mientras estuviera dentro mío estaba seguro, se alimentaba bien, la temperatura era adecuada, mi cuerpo lo protegía, quizás el no querer desembarazarme, era una manifestación de mi egoísmo y mi miedo; egoísmo, por que mientras estaba embarazada mi niño solo era mío, no debía compartirlo con nadie, miedo, por que ¿y si no lo hago bien? y ¿si le pasa algo?, etc.
Lo primero que vi de él fue un pie, muy azul y, según yo, demoro en llorar (ambas fueron percepciones exageradas de mi parte, pues no hubo ningún problema), de ahí lo pusieron a mi lado, esa cosita tan pequeña, tan, mmm, arrugadita, inflada y colorada era mi bebe.
recuerdo igual, que mi mamá entro conmigo, y le dije, sigue a JD hasta que le coloquen la pulsera, no vallan a mandarse un talcaso (aludiendo a un hecho que ocurrió en un hospital de Talca en que cambiaron a unos bebes).
Cuando nos dieron de alta, nos fuimos a la casa de mi mamá, ahí estuvimos todo mi postnatal (12 semanas), en ese tiempo a JD le vino una dermatitis seborreica, pobre bebe, que feo que se veía con esas cosas en la cara, parecía que tenía acné, aun no cumplía un mes, pero con baños de afrechillo se le quito, mi pediatra dijo que antes de empezar con medicamentos debíamos tratar cosas naturales, y fue un acierto.
A fines de agosto del 2.009 llegamos a nuestra casa, en ese momento decidí cambiarme de pieza, en vez que JD duerma en mi dormitorio, yo me fui al de él, durante los próximos tres meses dormí en su cama grande (de una plaza y media) con él, después de eso, me baje a la cama de una plaza (es una cama nido, plaza y 1/2 arriba, plaza abajo), para ver si podía dormir solo, y nos fue bien, al par de meses me volví a mi dormitorio y desde entonces el duerme solo en su pieza.
JD tuvo solo dos meses de lactancia exclusiva, por mi le hubiese dado mas tiempo, pero mi leche no era lo suficiente mente buena y no subía de peso como era de esperar, así es el doctor le dio relleno, no le quite el pecho, de hecho lo amamante hasta el año, pero tuvo lactancia mixta, me encantaba amamantarlo, otra sensación única, momentos en que solo eramos él y yo.
En general, Juanda era un bebe muy tranquilo, casi no molestaba, no muy dado a los brazos, ya no recuerdo por que en algún momento pensé que podía ser sordo, lo cual descarte, aun que después volvía la duda y lo volvía a descartar, lo que si, el no era demasiado expresivo con sus afectos y fue algo lento en caminar, gatear, de hecho se puso de pie antes de gatear, y también aun esta atrasado su desarrollo del lenguaje, la familia decía, es hombre, los hombrecitos son mas lentos, recuerda a tu hermano, tío, primo, etc. y con eso me quedaba relativamente tranquila, sobre esos puntos; lo que si me llamaba mucho la atención era y es, lo independiente que era y es, él es feliz jugando solo, no me pedía cosas, no me exigía, si deseaba algo no indicaba, se las ingeniaba para alcanzarlo solo, por. ej. antes de caminar, jugaba con lo que tenía o se movía y ponía de pie para alcanzar otro juguete, ya más grande, si tenía sed, me llevaba un vaso y luego el jugo, no indicaba, pero tampoco me tomaba de la mano para llevarme donde esta lo que quería, de hecho el aun no indica por iniciativa propia, sino que solo lo hace para responder alguna pregunta: ¿donde esta....? y ahí el indica la ubicación; además de ello, no es una persona a la que le guste recibir ayuda, suele enojarse (por regla general se enoja) si algo que esta haciendo no le resulta, y si tratas de ayudarlos, puff, berrinche seguro.
Solo recuerdo tres ocasiones en que JD me haya pedido algo, ambas son recientes, dentro de las últimas dos semanas: la primera fue un día en la mañana, estaba saliendo de ducha y siento a todo pulmón: "eche; echita", (durante la noche JD no puede salir de su pieza, pues en vez de puerta hay una reja de escalera), el estaba parado en la reja pidiendo su leche-lechita; la segunda, fue hace uno o dos días atrás, le estaba dando jugo en su vaso, lo toma, lo prueba y me lo devuelta y dice: cocola (coca-cola) (lo sentí en el alma, pues le dije que no podía darle coca cola) y la tercera fue el día de hoy, para variar no quería almorzar y le dije que después de almuerzo iba a comer postre, siguió sin querer comer, así es que fui a dejar su plato a la cocina él me siguió y me pidió "poste", como dije, esto es algo excepcional, la regla general de comunicación de Juanda es lo que paso hoy en casa de su tía (hermana de su papá), el estaba feliz jugando corriendo por ahí y por allá, y de repente me pasa su gorro, después de eso, va hacia su bolso lo abre y saca su chaqueta, le pregunto ¿que quieres?, me pasa la chaqueta, ¿quieres irte a la casa?, y me mira con cara de ...
Esto que voy a escribir es una verdadera lesera, pero igual, hay veces que creo que JD no habla solo para llevarme la contra, recuerdo un día, en que dejo qe lo cargara y  empece a decirle que diga "mamá", yo le decía: "di mamá" y JD decía: "papá", yo baje la voz, en su oído: "mamá" y el decía, en el mismo tono mío "papá" y se moría de la risa, fui subiendo la voz, por si no me escuchaba bien, y lo mismo, y se reía lo encontraba tan gracioso, era como si se burlara de mi.
Mi querubín tiene dos formas de ser, dependiendo del espacio con que cuente, todo lo que he dicho hasta ahora se refiere a JD dentro de casa o en lugares con espacios limitados, otra cosa es mi niño en espacios abiertos, como ama correr, corre, corre y corre sin cansarse, de hecho recuerdo que, en enero o febrero de este año, fuimos al bautizo del hijo de una amiga y la celebración fue en una parcela, Juanda como siempre no  molesto, pero como había mucho espacio, pasto y todo, se dedico a correr, corrió toda la tarde, un médico que estaba presente me dijo, en tono de broma, que debería ponerle un número e inscribirlo en una maratón, aun que después, más serio me pregunto si no tenía conductas repetitivas yo le dije que no, pues hacía un tiempo que había dejado de hacer esa cosa con las manos (no se como describirlo, pues no era aletear, pues movía las puras manos como diciendo chao muy rápido) y me pregunto por sus actividades, le comente que amaba los rompecabezas, y me pregunto si los armaba siempre en el mismo orden y yo no supe que responder pues no me había fijado. Como digo, si JD tiene espacio, corre (ahora aprendió también a dar vueltas, como emborrachándose), si no lo tiene, él es feliz con sus rompecabezas, libros, autos y animales; creo que por lo mismo me causa una gran impresión que en la evaluación sensorial me dijeran que era hiper-activo, fue incluso mucho mayor que la impresión que me causo el neurólogo cuando me dijo que la evaluación era por un posible TEA, quizás por que eso ya estaba en mi subconsciente.
Debo reconocer que, después de tres meses, un mes de trabajo solo en casa y dos con fonoaudiologo, JD a cambiado, no solo habla mucho mas, sino que a cambiado en sus afectos, esta más expresivo, me abraza y me da besos, y sobre todo, puedo consolarlo si le pasa algo.
Juan Daniel a cambiado mi vida, nunca pensé que se pudiese querer a alguien de esta forma, te dicen que el amor de madre es único, pero no lo sabes hasta que tienes a ese pequeñin en tus brazos o incluso antes, cuando te dan la noticia que lo tienes dentro de ti, y lo último que voy a decir en este espacio es que no lo cambiaría por nada en este mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario